¡JUST DO IT! (¡sólo hazlo!)


Quién no conoce el famoso “Just do it” de Nike, ese eslogan que durante décadas ha profanado las mentes y los bolsillos de la gente.

Dicen que el eslogan fue creado sobre los años 80, cuando la empresa experimentaba un gran auge comercial, en parte, gracias a las circunstancias de la época y a sus campañas de promoción. Michael Jordan fue una de las primeras marionetas que la empresa utilizaría para acaparar clientes, la verdad es que fue una iniciativa más que fructífera.

Poco a poco, pero muy rápidamente (así funcionan los negocios), Nike se convirtió en una multinacional que extracomercializaba sus productos de una manera excepcional. Resulta curioso que tal despojo saliera rentable y se convirtiera en beneficios instantáneos, el magnate Bill Bowerman y sus socios llegaron a ser vinculados, por aquellos tiempos, con un poder divino que agraciaba sus acciones.

Nada ha cambiado, pero ahora que le ha surgido la Viruela a la sociedad se ven puertas entreabiertas que esconden mucha, mucha suciedad. Gracias a otros muchos valientes que hicieron un esfuerzo por derribar esas puertas de las que hablo y no lo consiguieron en toda su totalidad, hoy y ahora, nosotros podemos destruir completamente esa barrera que esconde toda la verdad sobre grandes naves de dinero que se hacen llamar Nike, Adidas, Mc Donal’s y un largo etcétera.

La clave de tal riqueza se esconde en el proceso de producción, esa etapa del producto que todos desconocemos y que no nos importa conocer. En este proceso se debe de ahorrar dinero a toda costa y para ello se exprime hasta el último centavo o la última gota de sudor.

Nike, que tiene la lección bien aprendida colocó sus fábricas en zonas donde no tenía que rendirle cuentas a nadie y puso a trabajar (o a explotar), en condiciones pésimas a cambio de salarios lamentables, a una considerable parte de la población vietnamita, tailandesa y asiática en general. Lo peor es que entre estos seres humanos se encontraban niños de apenas 10 años de edad.

Después de observar todo este panorama de explotación y demás, pienso que el eslogan del que antes hablábamos no se creó expresamente para una campaña publicitaria ni nada por el estilo, sino que nació de la boca de uno de esos muchos mercenarios que tiene Nike en las fabricas controlando que la producción no se detenga ni un solo minuto, éste, cumpliendo con su labor detectó un día que a un niño se le acabaron las fuerzas para terminar el trabajo, y dijo: “DO IT” (¡Hazlo!), el niño seguramente se excusaría pero el encargado contestó de nuevo agresivamente: “¡JUST DO IT, Now!” (Sólo hazlo, ahora). Y así nació el JUST DO IT de Nike.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s