“Sin piernas, sin brazos, sin preocupaciones”


¿Cómo no nos hemos dado cuenta antes de la existencia de este Babieca nato? Suerte que no es tarde para rectificar, suerte que lo encontramos a tiempo. Ese Babieca del cual nos arrepentimos de no haber encontrado antes es Nick Vuijici.

Nick es un joven nacido en diciembre del año 1982. Cuando nació nadie se esperaba encontrar a un bebé sin brazos ni piernas, fue un shock tremendo. Nadie le prometía una vida “normal”, como la que desea cualquiera, desde pequeño le hicieron ver sus debilidades cruelmente contra el único apoyo de sus padres.

Exactamente padece una agenesia poco común, en otras palabras, no posee ambos brazos ni piernas, aunque en el muslo izquierdo tiene un pequeño pie con dos dedos. Como era de esperar, desgraciadamente, su infancia no fue la mejor etapa de su vida, todo lo contrario. Su complejidad y su preocupación por su físico y las privaciones que éste conllevaba casi le llevan al suicidio a los escasos 8 años de su vida. Esta situación no se volvería a repetir jamás en el futuro porque con un par de años más adquirió fuerzas para afrontar sus problemas, se aceptó tal y como era y aprendió a observar y desarrollar sus mejores cualidades e ignorar sus peores defectos.

De esta manera, Nick empezó y terminó con éxito sus estudios universitarios y empezó una carrera ejemplar como orador motivacional por todo el mundo. Sus conferencias atraen a decenas y decenas de discapacitados de todo tipo disconformes con su estado, así como a gente aparentemente “normal” disconformes también, con su apariencia o con cualquier banalidad semejante. Todos los que lo escuchan acaban impregnados de unos valores que no enseñan en el colegio o en el instituto, de unos valores puramente humanos, de unos valores envidiables, de unos valores increíblemente extraordinarios.

Se ha convertido en un ser admirable, admirable pero no por su físico no común, no como un muñeco de feria peculiar, sino admirable por su interior, por su buen humor, por su optimismo, por su manera de ver la vida, por su insistencia frente a la frustración, por su “NO” a la rendición, por su fuerza para soportar, ignorar y hacer frente  a los demás,  a esos que lo sentencian como una persona limitada, una persona incapaz. No señores, se equivocan, no juzguen por juzgar, basta de prejuicios, aprendan la lección.

No más palabrería, que os lo cuente él mismo:

Anuncios

Un comentario el ““Sin piernas, sin brazos, sin preocupaciones”

  1. Pingback: tinyurl for twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s